El sonido del silencio 

No hay nada más preciso que nuestra voz interna. Esas palabras que no decimos y que cargamos. Cientos de oraciones jamás pronunciadas en voz alta, y con un alto rendimiento en habilidad de recuerdo constante.

Existen esos minutos apagados donde la única voz que se escucha es la interna, la que nos ordena verdades, la que no miente, y en ocasiones nos condena a su existencia. Llevándonos a ratos placenteros , llenos de paz, certeza y precisión. En otros casos, nos hace descubrir que no somos todo eso que si decimos, y que en cambio sé es mucho menos de lo que se proyecta. Y es donde nos vemos reflejados amargamente en ese silencio eterno, y que por temor al fracaso, jamás lo hacemos sonoro.

Mi más sincera conclusión es que debemos ser y estar en constante sintonía con nuestras ideas. Obedecernos, porque eso es lo que somos. Eso que no se dice es lo que realmente nos pertenece.

El silencio tiene el sonido más fuerte, porque es la realidad con lo que se está lidiando.

Aún no descubro el porque el ser humano se empeña en demostrarle al mundo una imagen errónea, que nadie la entiende porque en los ojos se refleja la voz interior. Está en la mirada lo que verdaderamente se siente, no son las palabras, no son los actos. Es tu silencio el arma más poderosa, porque es esa voz lo que te manipula y es con lo que cuentas. Jamás olvides que las cuerdas vocales, una hoja y un lápiz están dispuesto a transmitir tus mensajes y así mentirle al mundo, pero a tu sentir, jamás lo podrás engañar.

Insisto en que no hay nada más doloroso que ir por la vida demostrando lo que no se tiene, lo que no se puede adquirir, y lo que con letras se intenta robar , porque lamentablemente el dominio absoluto de nuestra capacidad es algo más allá que mil intentos de lucha en contra de uno mismo.

Háganle caso a su voz interior, no pierdan tiempo en metas, sueños, o planes que no son dictados en soledad mientras cierran los ojos. Hagan hasta lo imposible por hacer valer esas palabras susurradas y que omiten. Ponle voz, que hagan ruido, aduéñate de tus pensamientos y dale forma. Anivela cada flashazo, y realízalo. Intenta vivir una vida propia, guiándote SIEMPRE en lo que deseas, cerrando los ojos y visualizando como te quieres ver. Utiliza tus pensamientos, porque solo ellos son la llave más cercana al éxito.

Si usted no está obedeciendo su silencio, el ruido que está haciendo no le pertenece. Por lo tanto, deje de obedecer al ruido ajeno, mientras tus pensamientos anhelan tanto la autorización para fluir . Comience  a animarse a vivir una vida propia en sintonía  con sus capacidades.

No es difícil, se los prometo!

Anuncios

Autor:

Jenly Bouzon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s