Yo te perdono 

El perdón le hace más bien al que lo otorga, que al que lo recibe! 

El don de poder perdonar es una virtud. Quizás una de las más grandes, que solo le es otorgada a las almas valientes. El beneficio de poder perdonar sana,purifica y te lleva a un nivel muy superior. No importa cuantas veces, ni a quien, perdona las veces que sean necesarias. No las cuentes, no importa si es una o mil. Perdona por ti, porque eso te libera y te transforma en una mejor persona. No necesitas quedar bien, necesitas ser fiel a ti, y a la calidad de ser humano que decides ser. Aniquila cada sentimiento vacío, cada muestra de odio que desaparezca, cada sentir que te haga vulnerable, cada emoción negativa, anímate  y elimina todo lo que te destruye siendo una persona fuerte y de contundentes ideales dejando a la luz de todos el arte, don o privilegio con el que cuentas para avanzar y ser feliz. Demuestra tu potencial siendo único e inigualable transmitiendo emocionalmente la paz que mereces y así obtendrás una personalidad pura y transparente.

Recuerda siempre que es mejor otorgar el perdón, que esperar recibirlo.

Si el daño recibido no lo merece, atrévete y hazlo con el corazón , para luego , si así lo dispones , a quien te hirió regálale tu distancia, y si quieres ser aún más contundente, otorga indiferencia, que todo fluya pero tú , perdona.  Avanza por buen sendero, donde existen las bendiciones que son recibidas a cambio de pasos dados con sabiduría. Perdonar no es debilidad, perdonar es grandeza y fortaleza espiritual. Es engrandecer tu potencial y marcar la diferencia.

Quién puede perdonar es señal que ha vivido en el lado del bien, porque no es quien necesita ser perdonado.

Produce cambios positivos en tu alma, almacena amor y sanidad. Llena tu corazón de tierra fértil para que cada semilla dé frutos, para que cada botón florezca, para que tu alma crezca. Atrévete, perdona, y crece!

A veces puede resultar difícil dejar en el pasado todo aquello que causó heridas profundas, que pudo ser perjudicial, que pudo arrastrar amargas consecuencias y acorraló tragedias. Podemos llenarnos de ira, impotencia y odio. Alimentar tristezas, encender fuego y arder en la llama. También podemos irnos por el camino de la desilusión crónica y ordenarle al cerebro una rotunda negación a liberarse, y así nos quedamos almacenando tensiones innecesarias, acumulando y desbordando imperfecciones.

– Jamas perdonar va a ser reconocido como un error, perdonar es pureza de corazón, linaje de sentimientos, sangre azul en calidad de ser humano. Perdonar es golpear fuerte y en la cara a quien está lleno de ira con tu existencia, a quien vive tan infeliz que odiar y vivir en constante negación es lo único que conocen perfectamente en sus vidas. Perdonar es apagar el incendio que llevas dentro , y dejar que la chispa queme a los pobres en sentimientos. Pégale fuerte con tu grandeza mirando directo a los ojos a quien más te destruyó y dile:  “Yo te perdono, espero que también tu te puedas perdonar”.

Anuncios

Autor:

Jenly Bouzon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s