Los niños se educan primero en casa.

Lo que se de a los niños, los niños darán a la sociedad. -Karl A. Menninger-

Comienzo primero por aclarar que no me considero perfecta en ninguno de los sentidos. Tampoco soy quien para criticar a absolutamente nadie. Mucho menos que sea mi manera la correcta de educar. Lo que si puedo asegurar es que de la educación de nuestros hijos los únicos encargados somos nosotros, los padres. Somos su espejo.

No puedo ni siquiera asegurar que este haciendo lo correcto con mis dos hijas porque todos como padres cometemos errores. Algunos los consentimos demasiado, y a otros se les va la mano en dureza. Quizás encontrando el punto medio radique lo correcto. Aunque podría con certeza decir que jamas el exceso de cariño puede hacerle daño a un niño.

Quiero tocar un tema bastante frecuente -la madurez infantil-  no soy psicóloga, ni tengo ningun diploma que confirme mi especialidad en el tema, quizás ni encuentre las palabras perfectas para este post, solo soy simplemente una persona consiente que puede deducir que a un niño que a temprana edad se le vincula en medios de círculos viciosos, donde el entorno es denso, donde se les hace participes de temas adultos, donde frecuentemente están involucrados en peleas, gritos, ofensas, y se les hace costumbre escuchar palabras bastante fuertes, puedo decir que están alterando su infancia. Cruzando una barda y convirtiendo un cerebro minúsculo que simplemente debería estar jugando , viendo caricaturas, y mantenerse al margen de todos los temas que por lógica no entienden, que lo que usted ve normal para el es una película de terror,  y que es por esa razón que no deben ser actores de ella.

Nosotros somos los encargados de educar a nuestros hijos, no para nosotros, para la sociedad. Para que sean niños agradables, niños aceptados, niños con capacidades e inteligencia para encajar en cualquier medio. Debemos criar niños fuertes, niños seguros, y esa fortaleza, esa seguridad viene de la infancia. De la forma que estemos protegiéndolos de temas densos a corta edad.  Evitándoles traumas que puedan repercutir en sus vidas futuras.

La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza, sino de corazón a corazón. – Howard G Hendrinks

Padres, tomémonos el tiempo de educar a nuestros hijos, ahórrenle tiempo en el futuro. Dediquemonos a meditar en la forma que lo estamos haciendo. Tomemos conciencia. Son unos angelitos, un cerebro virgen que solo capta tu reflejo. Eduquemos niños para bien. Las malas palabras no son necesarias eso no los hace fuertes, mucho menos intelectuales. Guíenlos, porque ellos solos no conocen el camino. Guíenlos, para cuando sean adultos nos ahorremos y les ahorremos a ellos muchas vergüenzas.

Cuidemos de nuestros niños, que vivan su infancia. Que jueguen, que sonrían, que vivan un mundo de fantasía, que sueñen, que simplemente vivan. Señores , para ser adulto nos sobra tiempo. Dejémoslos disfrutar su niñez, les aseguro que ellos lo merecen.

Recuerden, los niños se educan primero en casa!

Anuncios

Autor:

Jenly Bouzon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s